redes sociales
 
StumbleUpon!
 

navegacion links
 

Dietas para aumentar la masa muscular

En la sociedad actual, y en especial para los hombres, el hecho de estar en forma es muy importante. La estética es algo muy valorado, y en el género masculino la misma pasa muchas veces para desarrollar masa muscular. A continuación veremos como adaptar este objetivo a todo tipo de hombre.

Lo primero que tenemos que decir es que todos los físicos y todos los metabolismos son diferentes, por lo cual lo que le puede funcionar a un hombre de manera rápida puede tardar mucho tiempo en hacer efecto en otro. Sin embargo es verdad que existen técnicas de ejercicio físico y de alimentación que llevan a un aumento en la masa muscular. Por lo general la alimentación adecuada complementa el ejercicio físico, el cual es el que realmente nos hace ganar masa muscular. Esto es importante tenerlo en claro, debido a que ninguna dieta sola, sin el complemento del ejercicio físico, nos llevará a ganar músculo.

dieta para aumentar la masa muscular en mujeresPor lo general las dietas para aumentar la masa muscular llevan a un aumento de peso corporal en personas muy delgadas, al desarrollo de músculo en personas muy activas y al desarrollo de un nivel muscular muy elevado en fisicoculturistas.

Para empezar con el ABC de las dietas para aumentar la masa muscular diremos que el secreto de estas dietas es la ingesta de un alto contenido calórico. Estas calorías son la base que el cuerpo necesita para practicar el deporte que dará la nueva masa muscular, por lo cual podemos ver que esta actividad es una rueda. Ingesta, ejercicio, ingesta ejercicio. Una buena dieta de este tipo presupone no ingerir menos de 4 comidas al día, con una separación máxima de 3 horas entre cada una de ellas. De esta manera podemos digerir bien la comida, evitando el catabolismo muscular que se da en algunas personas con metabolismos muy rápidos.

¿Cómo llevarla a cabo?

dieta para aumentar la masa muscular realmente muchoLas dietas realizadas siempre tienen que estar complementadas con trabajo cardiovascular y con pesas. Las dietas se componen de la siguiente manera: un 20% de proteínas de origen animal, un 55% de carbohidratos (los cuales en su mayoría son complejos) y un 25% de grasas de procedencia vegetal.

En el caso de las proteínas las mismas no superarán el 20Ç% del contenido total calórico mientras respetemos el hecho de consumir 2 gramos por kilo de peso corporal. Esto nos asegurará el desarrollo muscular y el aumento de peso magro. A su vez si ingerimos cantidades menores de este nutriente de las que son aconsejadas generar masa muscular resultará bastante complicado. En relación a los carbohidratos la idea es ingerir 5 o 6 gramos por cada kilo de peso corporal. Sin embargo será importante que dentro de este grupo alimenticio desechemos totalmente los dulces y los refinados. De esta manera obtenemos toda la energía necesaria para entrenar y a la vez "protegemos" a las proteínas de manera que las mismas puedan lograr todo su efecto reparador y constructor. En lo que concierne a la ingesta de grasas es importante que la misma no baje del 25%. Por lo general los que más necesitan las grasas son las personas con metabolismos elevados o las personas muy menudas. Estos los ayuda a estabilizar las ganancias de peso, músculo y fuerza, debido a que el resto de los nutrientes que ingieran se absorberán de manera rápida.

Más allá de la alimentación existe otro punto fundamental en la dieta para el aumento de masa muscular que es la hidratación. Con una gran ingesta de agua por día (aproximadamente de 2 litros) incitaremos la movilización de los nutrientes, conservaremos la temperatura, evitaremos la pérdida de energía e utilizaremos el agua como vía de desintoxicación de los desechos producidos por el ejercicio y la dieta. Es importante beber un vaso y medio de agua aproximadamente con cada ingesta de alimento y también de suplemento si es que se lo requiere. A medida que se va aumentando la ingesta calórica y el nivel de actividad física habrá que aumentar de forma proporcional la ingesta de agua.

Por último mencionaremos algunos alimentos de los cuales es completamente necesario prescindir si se tiene el objetivo de ganar músculo. Algunos de ellos son las conservas, el alcohol, los azúcares, las grasas saturadas, los alimentos fritos, entre otros. También se recomienda disminuir la ingesta de sal, debido a que los alimentos como los embutidos y las latas ya nos dan la sal necesaria para nuestra dieta.

Aunque la tarea de seguir una dieta para aumentar la masa muscular parece fácil, realmente la misma necesita de mucha constancia y de voluntad, por lo cual será importante poder dedicarle un tiempo al planeamiento y a la concreción de la misma en especial cunado recién comenzamos a hacerla. Luego, a medida que nos vayamos acostumbrando el proceso se irá haciendo más automático.