redes sociales
 
StumbleUpon!
 

navegacion links
 

Dietas para enfermedades

Para poder sobrellevar cualquier tipo de enfermedad, la medicina aconseja un plan de alimentación adecuado para cada dolencia. A continuación se hará una síntesis de las dietas correspondientes a las diversas enfermedades que sufren los seres humanos.

Se comenzara con la dieta para celiacos, esta enfermedad corresponde a una alteración estructural que se produce en el intestino delgado y es producida por la intolerancia a uno de los componentes del gluten llamado Gliadina que es una gluco proteína. Esta enfermedad se caracteriza por una mala absorción de los nutrientes, las vellosidades del intestino delgado permanecen atrofiadas, y presenta una gran cantidad de síntomas y enfermedades asociadas a la celiaquía. La dieta comienza con la supresión total de los alimentos que contienen gluten, pero se debe administrar proteínas, minerales y vitaminas. Básicamente la reducción de grasas es fundamental, pero la dieta debe ser alta en calorías y en proteínas.

dietas para enfermedades muy variadasSe recomienda la ingesta de verduras, frutas y legumbres, consumir maíz, arroz y sus féculas, soja, patata, frutos secos. Eliminar el trigo, la avena la cebada y el centeno. Se debe prestar total atención a los componentes de los alimentos que se compran, leyendo los rótulos. Con la dieta adecuada los síntomas mejoran y con el tiempo, el organismo recupera su estado normal.

Para las enfermedades hepáticas las dietas recomendadas son aquellas en que se debe aumentar la ingesta de carbohidratos por encima de las proteínas, ya que estas no son procesadas adecuadamente y las toxinas se pueden acumular y perjudicar la función cerebral. En las dietas hepáticas es conveniente eliminar el consumo de sodio, ya que éste produce retención de líquidos. El hígado metaboliza todos los alimentos, es decir que los convierte en energía, las grasas deben ser excluidas de la dieta, y las proteínas se deben consumir moderadamente, pero jamás eliminarlas, debido que éstas aportan ciertos aminoácidos. En estas dietas se consumen carnes magras, pescado, aves o rojas, patatas verduras cocidas o crudas en ensaladas, pan integral, lácteos con bajo contenido de grasa, y algunas frutas que sean de buena tolerancia.

Para otras enfermedades

dietas para enfermedades muy sanasLa insuficiencia renal, consta de la pérdida total o parcial de la función de dichos órganos, ésta puede ser aguda o crónica, la función de los riñones consiste en eliminar las toxinas en sangre, y regular la cantidad de los líquidos del organismo, cuando esto se daña, se acumulan en sangre los productos de desechos, el acido úrico, la urea, la creatinina y otros. La insuficiencia renal crónica, abarca todo el organismo, y requiere diálisis. Esta dieta debe estar muy bien equilibrada para que el paciente no pierda masa muscular.

Las proteínas en exceso perjudican los síntomas clínicos, pequeñas porciones de carnes o pescados son las adecuadas. En fases agudas se debe controlar la ingesta de agua, se debe suprimir el sodio, controlar el potasio, y el fosforo y moderarse con todos los alimentos que los contengan, ya que la retención de líquidos produce hipertensión arterial. Se pueden consumir frutas y hortalizas, lácteos con bajo contenido de grasa, arroz, avena, pastas cocidas, y algunos postres con moderación.

La diabetes, es una afección que se caracteriza por la hiperglucemia, es decir que tiene un alto porcentaje de azúcar en la sangre, esto se debe a una disfunción en el páncreas, glándula que fabrica la insulina hormona reguladora, del azúcar en la sangre. Para las personas que padecen esta enfermedad se les recomienda dietas especiales acompañadas con actividades físicas, lo ideal, para el diabético es la ingesta de alimentos cada 3 a 4 horas, en pequeñas porciones. Se debe evitar el consumo de grasas, los alimentos fritos, y los condimentos fuertes, se pueden consumir productos ricos en fibras, frutas, verduras, arroz integral, avena, y otros. Esta dieta debe equilibrarse, entre carbohidratos proteínas y grasas, y con los nutrientes indispensables para la salud. Es recomendable la restricción de sodio, y las bebidas alcohólicas. La vitamina C es antioxidante, y el tomate, es rico en vitaminas A y C, las nueces ayudan a controlar la glucosa y los lípidos en sangre.

Los problemas de colon, son una afección digestiva, que su origen aún es desconocido, y que se manifiesta con dolor abdominal, diarrea o estreñimiento crónico. El stress empeora los síntomas, se destaca la intolerancia a la lactosa, la dieta debe ser pobre en grasas, se debe consumir carnes magras, frutas y verduras, se debe ingerir suficiente agua, y evitar comidas abundantes.

Las personas que padecen hipertensión arterial, son las que pueden desarrollar enfermedades cardiovasculares, y otras complicaciones. En principio se debe evitar el consumo de sodio, y reemplazarlo por hierbas como cebollas, albahaca, perejil, pimientos, romero y otros. Se pueden comer alimentos ricos en potasio, como son el melón, la sandia, las naranjas, patatas, espinacas y calabacín.

Para quienes padecen de colesterol alto, deben suprimir las grasas saturadas, y la dieta debe ser equilibrada, se sugiere consumir un 50% de carbohidratos, cereales, patatas, legumbres, un 30% de proteínas, en las carnes, huevos pescados, y un 20% en grasas. Se recomienda consumir antioxidantes, para combatir a los radicales libres.