redes sociales
 
StumbleUpon!
 

navegacion links
 

ENFERMEDAD: SIDA

El SIDA es una enfermedad infecciosa causada por un virus específico (HIV = virus de inmunodeficiencia humana) que produce el fracaso del sistema inmunitario. Es del tipo de los llamados virus lentos porque los síntomas de la enfermedad que causan aparecen gradualmente y luego de un largo período de incubación. Por ello debemos diferenciar entre pacientes infectados con el HIV asintomáticos (portadores) (que pueden vivir largos años sin manifestaciones clínicas de enfermedad, pero que igualmente contagian el virus), del paciente con SIDA, que es la etapa final de la enfermedad, donde se afecta el sistema inmunitario y se padecen todas las manifestaciones clínicas y complicaciones.

El agente etiológico fue aislado en el año 1983 en el Instituto Pasteur de París y con posteridad en los Estados Unidos. Las pruebas diagnósticas basadas en la detección de anticuerpos séricos comenzaron a utilizarse en 1984 y se efectúan de rutina para la detección de infectados y para el control de la sangre y hemoderivados.

El conocimiento de la historia natural de la enfermedad ha permitido definir dos grandes grupos:
 a) asintomáticos   b) sintomáticos
No se ha podido determinar aún con certeza, si todas las personas infectadas terminarán siendo enfermos; lo que se ha observado es que a medida que aumentan los plazos de seguimiento, se incrementa el porcentaje de asintomáticos que pasan a la categoría de sintomáticos.
Por el momento no existe tratamiento eficaz para curar la enfermedad y tampoco se dispone de una vacuna que permita inmunizar a las personas contra la infección.

EL SIDA NO ES UNA ENFERMEDAD HEREDITARIA

Una persona no presentará  SIDA a menos que haya sido infectada por el HIV. Al prevenir las infecciones por HIV estamos previniendo definitivamente futuros casos de SIDA.

FORMA DE CONTAGIO DEL SIDA:

La infección solo puede producirse mediante la incorporación al organismo de material infectante.
El virus de SIda puede penetrar al cuerpo humano por vía de los siguientes líquidos corporales: SANGRE - SEMEN - FLUIDO VAGINAL Y LECHE MATERNA. El virus pasa de una persona infectada a una sana. Para ser infectado con Sida grandes cantidades del virus tienen que entrar en nuestro cuerpo provenientes de una persona que es portadora del virus en su cuerpo.
Por tanto dos personas que no son portadoras del HIV pueden transferirse entre ellas líquidos corporales sin temor de infección.
Los estudios efectuados en todo el mundo son coincidentes en afirmar que existen solo tres vías de contagio:
a)  La  sexual
b)  la sanguínea, la que puede producirse de diversos modos:

  • Por transfusiones o hemoderivados, transplantes de órganos o injertos de tejidos.
  • Por maniobras invasivas con instrumentos punzo cortantes.
  • Por compartir agujas y jeringas.

c)  La vertical, que es la transmisión de madre infectada a hijo y que ocurre durante el embarazo o parto, pero que también puede producirse a través de la lactancia.
En algunos casos se asocian varias vías de transmisión y también existen casos particulares como el trasplante de órganos, la hemodiálisis y la inseminación artificial.
No existe demostración de contagio por otras vías que las descriptas.
La convivencia social con infectados no presenta riesgo de contagio.

GRUPOS DE ALTO RIESGO:

  • DROGADICTOS QUE COMPARTEN AGUJAS HIPODERMICAS CONTAMINADAS.
  • HOMBRES HOMOSEXUALES O BISEXUALES.
  • PERSONAS QUE RECIBEN TRANSFUSIONES SANGUINEAS O DE SUS PRODUCTOS SIN QUE LA SANGRE SEA ANALIZADA Y SE HALLE EXENTA DE  H I V.
  • PERSONAS QUE MANTIENEN RELACIONES SEXUALES CON UN MIEMBRO DE LOS GRUPOS ANTES MENCIONADOS.
  • NIÑOS NACIDOS DE MADRES INFECTADAS POR EL VIRUS.
  • EN LA ACTUALIDAD, LOS ADOLESCENTES HETEROSEXUALES QUE PRACTICAN SEXO NO SEGURO.  (CONSTITUYEN LA FRANJA INSOSPECHADA DE LA SOCIEDAD)

RIESGO RELATIVO:

Es el riesgo de infectarse con la enfermedad del Sida que corren las personas que no pertenecen a los grupos de alto riesgo, comparada con miembros de esos grupos. Ronda aproximadamente en 1/250.000 (uno cada doscientos cincuenta mil).
Por lo que vemos el riesgo es sumamente pequeño. Para tener otra idea comparativa, el riesgo de haber estado en un accidente de tránsito durante una vida es de 1/500 (uno cada quinientos).

Relación Hombre/Mujer:
La enorme preponderancia en la masculinidad que existía en 1987 ( rel : 89/1 )  y debido a la importancia que con los años fue adquiriendo la vía de contagio heterosexual, hizo disminuir sensiblemente esa relación y estabilizarse en rel : 4/1, es decir se infectan cuatro hombres por cada mujer .
Distribución por edades:
Nos ubica en mayor incidencia en la franja de los 20 a 35 años (seis de cada 10 casos) La edad media de los hombres es de 31 años y en la mujer desciende a 24 años

Factores de riesgo:
El factor de riesgo adicción intravenosa tiene una incidencia cercana al 45% de los casos siguiéndole el factor homo-bisexualidad.
En los más jóvenes y del sexo masculino, es preponderante la adicción intravenosa como factor de riesgo, en cambio en los de mayor edad el factor preponderante es la  homo-bisexualidad.  Otro factor, que adquiere cada vez más importancia lo constituyen las conductas sexuales no seguras de los adolescentes. Hace dos décadas, el Sida se contemplaba esencialmente como una grave crisis de salud. En la actualidad es evidente que es una crisis del desarrollo y en algunas partes del mundo también se está convirtiendo rápidamente en una crisis de seguridad. Hay pruebas convincentes que la tendencia en la infección por HIV tendrá repercusiones profundas en las futuras tasas de mortalidad de lactantes, niños y madres, en la esperanza de vida y en el crecimiento económico. Estas consecuencias sin precedentes a macroescala se acompañan de una intensa carga de sufrimiento entre las personas y sus familias.
LA ENFERMEDAD DEL SIDA es singular por su impacto devastador sobre los factores sociales, económicos y demográficos del desarrollo. Si bien el apoyo político, financiero y técnico internacional es importante, los esfuerzos para reducir la incidencia de la epidemia y mitigar sus efectos son primordialmente una cuestión nacional.
Los países que han adoptado hace años estrategias de largo alcance para luchar contra la epidemia ya están cosechando los beneficios: LA INCIDENCIA DE LA ENFERMEDAD ESTA EN DESCENSO.

La epidemia del Sida en la Argentina, como en el resto de los países, tiene dos componentes que deben ser analizados por separado:

  1. LA SITUACION DE LOS ENFERMOS.
  2. LAS PERSONAS QUE VIVEN CON LOS INFECTADOS QUE NO HAN DESARROLLADO TODAVÍA ENFERMEDADES  OPORTUNISTAS.

La notificación de los enfermos de Sida es obligatoria por ley, no así la infección por HIV.
Por otro lado, el comportamiento de la epidemia de enfermos de Sida es influido fuertemente por la incorporación de las terapias combinadas de alta eficacia, mientras que el aumento de personas conviviendo con HIV (nuevos infectados) es consecuencia de la escasez de actividades preventivas.

Resumiendo la situación de la epidemia de Sida en la Argentina, se puede concluir en: que la misma “es de población joven, con tendencia a la feminización, a la heterosexualización, a la pauperización, con concentración urbana pero cada vez más en poblaciones del interior del país y con predominio de la transmisión entre usuarios de drogas inyectables y alta proporción de transmisión madre-hijo”