redes sociales
 
StumbleUpon!
 

navegacion links
 

DEFINICION DE HERPES GENITAL

Infección de transmisión sexual causada por virus, de la variedad herpes simple tipos i y ii, que se caracteriza por episodios repetidos que se desarrollan con una erupción de pequeñas ampollas, generalmente dolorosas, sobre los genitales.  El período de incubación varía entre 2 y 25 días.

Cuando el virus es transmitido por las secreciones de la mucosa oral o genital, la lesión inicial se localiza sobre la región sobre la que se produce la transmisión. Los lugares más habituales son: glande y otras partes del pene, y el escroto en hombres; vulva, vagina y cervix, en mujeres. La boca, ano y cara interna de los muslos puede también ser un sitio de infección en ambos sexos.

SÍNTOMAS DEL HERPES GENITAL

Antes de la aparición de las ampollas, el individuo infectado experimenta un aumento de sensibilidad, quemazón o dolor en la piel, en el lugar en el cual aparecerán éstas.

La piel se enrojece y se llena de múltiples vesículas pequeñas, enrojecidas y llenas de un fluido de color claro amarillento. Las ampollas se rompen dejando llagas dolorosas que, eventualmente, forman una costra y sanan en un periodo de 7 a 14 días.

La infección por herpes supone un problema especialmente serio, con lesiones en diversos órganos, en las personas inmunodeprimidas (enfermos de SIDA, personas recibiendo quimioterapia, radioterapia, o que estén tomando dosis elevadas de cortisona). Las personas con herpes genital deben evitar el contacto sexual cuando tienen las lesiones activas. El preservativo es la mejor protección frente al herpes genital cuando se es sexualmente activo. El uso sistemático y correcto de un preservativo ayuda a evitar el contagio. La recurrencia de esta patología representa la regla, no existe un tratamiento medicamentoso preventivo o curativo específico, aun cuando se recomiendan drogas (comprimidos y cremas) antivirales.