redes sociales
 
StumbleUpon!
 

navegacion links
 

TRATAMIENTO DE LA CIÁTICA

Es importante realizar un correcto diagnóstico de esta patología, para llegar a su correcto tratamiento. Muchas personas interpretan que el diagnóstico lumbalgia es sinónimo de diagnóstico de ciática (ciatalgia), lo cual es equivocado.

Generalidades sobre el tratamiento de la ciatica

Diagnóstico de la ciatica:

Es preciso destacar que la ciática es un síndrome doloroso, producido por la inflamación del nervio ciático, a raíz de una patología en su inicio (segmento lumbosacro de la columna vertebral) ocasionando impotencia funcional del miembro afectado. El síntoma principal lo constituye un dolor agudo que se inicia en la zona lumbar y se irradia por la cara posterior de la pierna hasta el nivel de la pantorrilla o el tobillo.
Los síntomas pueden ser clasificados por su duración y localización:

tratamiento+ciatica

tratamiento ciatica

Lumbalgia aguda: cuando el dolor de cintura no se irradia por debajo del nivel de la rodilla, con duración máxima de 6 semanas o menos.
Lumbalgia crónica: es aquella que el dolor no se irradia más allá de la rodilla con duración de más de 6 semanas.

Ciática aguda: Es una lumbalgia que se irradia por debajo de la rodilla, que dura menos de 6 semanas.
Ciática crónica: es aquella lumbalgia que se irradia más allá de la rodilla con una duración superior a 6 semanas

tratamiento+ciatica

tratamiento de la ciatica

Tratamiento de la ciática

El tratamiento de la ciática deberá ser específico y tiene que ser determinado por el profesional especializado en ortopedia o traumatología, quien se basa en los siguientes datos:

• La edad, el estado general de salud y la historia médica.
• El tiempo transcurrido de la enfermedad.
• El grado de tolerancia a medicamentos antirreumáticos o antinflamatorios no esteroides.
• La conducta que presenta el paciente ante la evolución de su patología.
• La opinión o preferencia.

Muchos de los cuadros dolorosos agudos debido a patología del nervio ciático, remiten espontáneamente luego de un corto período de tiempo, cuando el paciente es tratado con un reposo en forma precoz. Como complemento del reposo, el tratamiento de la ciática debe apuntar a calmar el dolor, por lo tanto, de acuerdo al grado de afectación de dicha vía nerviosa sensitiva puede incluir:

Aplicación de calor o frío en los músculos doloridos
Medicamentos antiinflamatorios no esteroides.
Mantener el cuerpo en movimiento (para reducir al mínimo la inflamación).
Cirugía del segmento de la columna lumbosacra (para reparar el disco prolapsado, si no se soluciona).

Tratamientos conservadores de la ciatica

El tratamiento conservador, es la primera estrategia que se debe elegir en el tratamiento la ciática aguda. En este tratamiento debe incluirse terapia local sobre la zona lumbar, a través de la acción alternada de calor y frío, administración de fármacos que contengan la asociación de aspirina/ibuprofeno, junto con protectores gástricos del tipo de la cimetidina o el omeprazol. Todo esto debe completarse con la información adecuada del paciente acerca de esta patología y una guía de actividades a desarrollar. No deben permanecer mucho tiempo sentados. Cuando empiece a disminuir el dolor hay que recomendar ejercicios correctivos, debiendo discontinuar cualquier otro tipo de actividad que aumente el síntoma doloroso. Luego de 2 semanas de evolución, si el cuadro doloroso no se ha superado, el paciente puede requerir tratamiento de la ciática complementario, con una disciplina complementaria de la Medicina, como lo es la Kinesiología.

Por lo tanto, el paciente tiene que realizar un tratamiento kinésico cuando no existe mejoría con el tratamiento farmacológico. Cuando en una patología dolorosa del nervio ciático el dolor persiste más de 6 semanas, debe considerarse un cuadro de ciática crónica.

Tratamiento de la ciatica cronico

En el tratamiento de la ciática crónica deben realizarse estudios previos, que incluyan radiografías de columna lumbo-sacra, frente y perfil. Como complemento de estudio se incluye el Electromiograma, para determinar el grado de compromiso de la musculatura de la pierna afectada. En algunos casos se debe efectuar un estudio de Resonancia Nuclear Magnética, que es el único método diagnóstico que muestra con detalles la estructura de los discos intervertebrales y las articulaciones entre las vértebras. Este estudio es imprescindible en los casos graves de compresión medular, donde es necesario llegar al tratamiento quirúrgico.