redes sociales
 
StumbleUpon!
 

navegacion links
 

TRATAMIENTO DE LA HERNIA DISCAL

tratamiento+hernia+discal

tratamiento hernia discal

Para entender la sintomatología que produce una hernia de disco y el tratamiento adecuado, hay que conocer en que consiste esta patología de la columna vertebral. La “hernia de disco” se produce cuando, por cambio de su consistencia o por un desplazamiento, un disco que separa 2 vértebras, se “mueve” del lugar que le corresponde.

Este pequeño desplazamiento que sufre el disco, determina que un elemento noble, como lo es la médula espinal (forma parte del S.N.C.), quede comprimida dentro de estructuras sólidas y rígidas como lo son, las vértebras, los discos intervertebrales y los ligamentos.

Generalidades sobre el tratamiento de la hernia discal

El resultado de la compresión, especialmente si interesa a las vías sensitivas medulares, es la brusca aparición de un “dolor agudo” en el nivel donde se produjo la hernia.
De acuerdo del grado de desplazamiento discal, así será el pronóstico de dicha patología. Cuando el compromiso es leve, el tratamiento es conservador, es decir, sin intervención de la cirugía. Por el contrario, cuando el síndrome doloroso no cede y aparecen otros síntomas neurológicos que implican un mayor compromiso medular, la única solución terapéutica es la quirúrgica.

Tratamiento de la hernia de disco:

Toda sintomatología que sea compatible con una hernia de disco lumbar debe ser tratada con tratamiento conservador, basado en 2 estrategias:
1) Tratamiento clínico: prescripción de medicamentos antinflamatorios no esteroides, analgésicos, complejo de Vitamina B12, inclusive corticosteroides de depósito por vía intramuscular.
2) Tratamiento kinésico: por lo menos por seis semanas. El mismo consiste en la aplicación de Ultrasonido, Onda Corta, Microondas, Masoterapia, etc.
En los casos donde no hay respuesta al tratamiento o aparecen signos de mayor compromiso neurológico, como síntomas de adormecimiento en una de las piernas (parestesias) o disminución de la fuerza (paresia), debe plantearse la necesidad de una intervención quirúrgica.

¿Cuales son el tipo de síntomas debe padecer el paciente para ser operado?

Dolor en la zona lumbar acompañado de dolor en la pierna del mismo lado.
Incomodidad y sensación de "hormigueo" o alguna zona del miembro afectado "adormecida". Esto es a consecuencia de la compresión por el disco herniado por la raíz nerviosa.
Dolor a la elevación de la pierna.
Debilidad o alteración sensorial del miembro afectado.
• No presentar ninguna mejoría luego de seis semanas de tratamiento conservador.
Tomografía Axial Computada o Resonancia Magnética Nuclear que compruebe el grado de compresión de la hernia discal.
Electromiograma para determinar el compromiso de la vía motora.

Tratamiento de la hernia de disco a través de la cirugía:

El único tratamiento de la hernia de disco eficaz actualmente es la extirpación quirúrgica. Por la envergadura de la operación, los pacientes deben someterse a estudios modernos que indiquen con precisión el grado de compresión, para la elección del método quirúrgico. La cirugía utilizada necesita de tecnología óptica moderna (cirugía microscópia), dado el tipo de tejido (S.N.C.) que se debe abordar y consiste básicamente en quitar el disco herniado, ya sea mediante una incisión por el centro de la columna en la zona lumbar (operación tradicional) o por una pequeña herida de dos o tres milímetros en una zona lateral a la columna, (Nucleotomia Lumbar Percutanea Automatizada). Ambas técnicas tienen ventajas y desventajas y se utilizará cada una en cada caso en particular.

tratamiento+hernia+disco

tratamiento quirurgico de hernia discal

Otros tratamientos de la hernia de disco:

Tratamiento de la hernia de disco con inyecciones de Ozono: En la actualidad, existe un novedoso tratamiento relacionado con la medicina natural, que sin embargo requiere ser realizado por profesionales. Los primeros en utilizarlo han sido los cirujanos italianos especializados en cirugía de columna vertebral. Los resultados son similares a los de la cirugía, ya que se obtuvieron buenos en el 80% de los pacientes, con la ventaja de que es ambulatorio, con anestesia local y prácticamente sin dolor.
El tratamiento consiste en 3 etapas:
1)Aplicación de inyecciones de ozono en los músculos para vertebrales, en la consulta externa en varias sesiones.
2) Luego inyección de ozono dentro del disco intervertebral. Esta se hace en forma ambulatoria (ingresa y sale el mismo día) en el hospital, bajo sedación y anestesia local, con control radiológico para asegurarse de que la inyección es aplicada en el centro del disco en cuestión.
3) Aplicación de inyecciones de ozono en los músculos para vertebrales, en la consulta externa la semana siguiente. Los resultados no se ven en forma inmediata, como ocurre frecuentemente con la cirugía, si no al cabo de los días, en general entre dos y seis semanas. Sin embargo, la enorme ventaja que tiene sobre la cirugía es que no altera la anatomía. Luego de la intervención las complicaciones son nulas.