redes sociales
 
StumbleUpon!
 

navegacion links
 

Tratamiento para la prostata inflamada

La próstata inflamada, o también llamada hiperplasia prostática, puede ser tratada con distintos abordajes terapéuticos. El más convencional esta basado en la utilización de inhibidores enzimáticos (finasteride) y bloqueantes alfa adrenérgicos, que son fármacos cuyo mecanismo de acción funciona inhibiendo la producción de dihidrotestosterona, que sería el residuo de la testosterona.

Existen otros tratamientos que se indican para el tratamiento de la próstata inflamada, que se basan en la utilización de productos naturales que no generan los efectos adversos que pueden generar los fármacos utilizados como inhibidores enzimáticos y bloqueantes alfa adrenérgicos. Estos tratamientos sintéticos pueden hacer que disminuya el tamaño de la próstata en muchos hombres, pero por lo general los efectos se comienzan a presentar luego de al menos 3 meses de iniciado el tratamiento, y no están indicados para pacientes que padezcan de cáncer de próstata.

El finasteride si bien resulta un fármaco efectivo en la mayoría de los casos, alrededor del 8% de los pacientes reportan padecer impotencia, el 6,5% presentan disminución de la libido y 3,7% sufren una disminución de aproximadamente el 20% del volumen total de la eyaculación, que aunque este fenómeno no parece perjudicar la función sexual normal, se estima que se requerirá aproximadamente de 84 semanas una vez finalizado el tratamiento con esa droga para lograr un restablecimiento. Además, en 0,5% de los casos se experimentan crecimiento de las glándulas mamarias, dolor testicular y erupciones en la piel.

dibujo del tratamiento para la prostata inflamadaEn remplazo de este tipo de tratamiento, suelen utilizarse tanto dietas especiales, como formulas compuestas por plantas medicinales cuya eficacia se ha verificado en muchos casos para el tratamiento de la hipertrofia prostática benigna y el cáncer de próstata.

La efectividad y seguridad que estas plantas presentan para el tratamiento de la hiperplasia prostática, han sido investigadas en numerosos estudios y trabajo de investigación, que avalan su utilización en el tratamiento de esta enfermedad. Por lo general estas plantas son indicadas tanto para el tratamiento como para la prevención de la hiperplasia prostática, ya que debido a la ausencia de efectos adversos en su consumo pueden ser utilizados libremente. Su mecanismo de acción es de forma sinergística, y la formula cuenta con aditivos estimulantes del sistema inmunológico que contribuyen a prevenir el desarrollo de cáncer de próstata así como también a la aparición de sus metástasis una vez que el cáncer se encuentra instalado en la glándula. También tiene el efecto de disminuir el tamaño tumoral así como también de aminorar los efectos secundarios de la quimioterapia y/o radioterapia.

Efectos directos y secundarios

tratamiento para la prostata inflamada en pastillasLos efectos de disminución prostática en los pacientes a los cuales se les administra esta clase de tratamientos suele comenzar a percibirse a partir de la segunda a la cuarta semana de iniciado el tratamiento. Al contrario de los efectos producidos por finasteride, esto no presenta efectos adversos en el plano sexual, sino que aumenta los niveles de testosterina, produciendo de esta forma una mejora en el desempeño sexual y la libido.

Esto hace que el uso de las plantas medicinales resulte altamente recomendable, ya que, teniendo en cuenta la alta incidencia del problema de inflamación en la próstata en hombres adultos mayores de 50 años, y considerando la falta de efectos adversos que las mismas producen en conjunto con los niveles de efectividad para tratar el problema que conllevan, esta formula resulta por ende muy utilizada. Se indica tanto para el tratamiento y la prevención de hiperplasia prostática benigna así como también maligna, también para el tratamiento y la prevención de las metástasis que pueden provenir del cáncer prostático, y como recurso coadyuvante de la quimioterapia y radioterapia.

Existen, además, tratamientos a base de productos naturales que ayudan a prevenir la hiperplasia prostática y la prostatitis, que se basan en el consumo de ciertos alimentos a distintos momentos del día. Se sabe que el ajo es un excelente bactericida natural, su consumo en estado crudo cuando la persona esta en ayunas, ayuda a evitar las inflamaciones en la próstata por infecciones. La papaya es otro alimento con propiedades curativas, actúa como desinflamante natural. Se suele recomendar el consumo de esta fruta en ensalada de papaya pura, también por la mañana, preferentemente media hora más tarde de haber ingerido el ajo crudo, sin el agregado ninguna clase de endulzantes.

Con respecto a la dieta que se recomienda para acompañar los tratamientos de próstata, por lo general lo que se estipula es que se evite el consumo de azucares refinados y todos los derivados y productos que la contengan, tales como sodas, gaseosas, pasteles refinados, dulces, azúcar blanca, etc.). El azúcar al ser refinado resulta un ambiente propicio para la proliferación de bacterias, que funcionan como agentes causales de muchos tipos de infecciones. También se recomienda la reducción al máximo de la ingesta de carnes rojas (especialmente si no son cortes magros), alimentos fritos, embutidos de origen animal, y agentes irritantes como vinagres, alcohol, aceto, entre otros.