redes sociales
 
StumbleUpon!
 

navegacion links
 

TUBERCULOSIS PULMONAR

tuberculosis+pulmonar

Tuberculosis pulmonar

Cabe destacar que los síntomas y signos dependen del área del cuerpo humano (vísceras o tejidos) donde el bacilo de Koch se aloja y se reproduce. Se reitera que actualmente la enfermedad adopta su denominación  según el órgano que ataca (Tuberculosis pulmonar, Tuberculosis cerebral, Tuberculosis ósea, Tuberculosis renal, etc.).

 SÍNTOMAS DE LA TUBERCULOSIS PULMONAR

Como la forma más frecuente es la forma pulmonar o respiratoria, vamos a describir el cuadro clínico que acompaña a esta localización: Se caracteriza  por fiebre, con picos, que suele durar semanas y se acompaña de decaimiento.

Uno de los síntomas que acompaña al decaimiento es la falta de apetito. Siempre esta presente la tos productiva, con expectoración amarillenta. Si la enfermedad continúa su evolución, los esputos son acompañados de sangre (esputos hemoptoicos) que constituyen una de las características más importantes de la Tuberculosis pulmonar.

prevencion+de+tuberculosisEn las formas agudas, si las expectoraciones sanguinolentas se acentúan, pueden existir episodios de hemorragia de sangre del tejido pulmonar (Hemoptisis), que pueden llevar al paciente a un estado de shock, o en el mejor de los casos padecer un estado de anemia. Todas estas variables posibles llevan al paciente a sufrir trastornos en la ventilación pulmonar, con dificultad para inhalar el aire (disnea). Este signo se evidencia cuando los individuos que padecen tuberculosis, realizan los movimientos mínimos de su vida cotidiana: levantarse y acostarse en el lecho, caminar, sentarse y pararse. En estos movimientos mínimos el paciente “jadea” refiriendo que le “falta el aire”, situación que se revierte cuando adopta nuevamente una posición de reposo. Muchos pacientes no padecen el episodio agudo de la enfermedad, pero inexorablemente evolucionan a formar subaguda y crónicas. En estos casos existen dos signos a tener en cuenta: uno de ellos es la fiebre: Paradójicamente no es alta, ya que se estabiliza en 37.5 grados (denominada febrícula) y se manifiesta en horas de la noche. El otro signo característico de esta patología es la sudoración: es regular, diaria, y especialmente en horas de la noche.

Es necesario destacar, que en personas ancianas, que fueron fumadores en la mayor parte de su vida, es común que padezcan un cuadro de Bronquitis crónica, donde los pacientes presentan síntomas concurrentes con las formas crónicas de Tuberculosis pulmonar, es decir, tos, expectoración amarillenta, fatiga al realizar movimientos mínimos, etc. Esta situación obliga a los médicos a estudiar con más cuidado a los ancianos que padecen bronquitis crónica, pues en algunos casos se trata de personas que padecen Tuberculosis pulmonar de evolución crónica, donde no sólo está en riesgo su propia salud sino la de sus convivientes.

DIAGNÓSTICO DE LA TUBERCULOSIS PULMONAR

Diagnóstico Presuntivo:

En el interrogatorio a un paciente  sospechoso de padecer Tuberculosis pulmonar, el médico tiene que indagar el posible contacto.   Si el contagio proviene de alguno de los convivientes que habitan en su casa, o personas a las cuales frecuenta en su trabajo. Es muy probable que la persona que produjo el contagio no conocía su condición de infectado. Luego del interrogatorio, el profesional constata la presencia de los signos y síntomas ya referidos (tos, expectoración sanguinolenta, fatiga, decaimiento, falta de apetito, febrícula y sudoración nocturna). El examen físico (fundamentalmente la auscultación del tórax) revela la dificultad de la entrada de aire a los pulmones y la existencia de secreciones bronquiales.

Diagnóstico de Certeza:

  • Radiografía de tórax que muestra imágenes típicas.
  • Se aisla al bacilo de Koch en el examen de esputo y en el lavado gástrico.
  • Cultivo del Bacilo de Koch
  • Inoculación del Bacilo de Koch al cobayo con la consecuencia posterior de producir la Tuberculosis en el mismo.
  • Fibrobroncoscopía que muestra lesiones del árbol traqueobronquial.
  • Biopsia transbronquial de las lesiones que dan certificación anatomopatológica.

CONTROL:

El reservorio principal de Micobacterium Bovis es el ganado bovino (vacas), que puede transmitir la infección a muchas especies de mamíferos, incluido el hombre.  En el hombre, la prevención de la infección por M. Bovis radica en pasteurización de los lácteos, la vacunación con BCG y principalmente en el control y la erradicación de la tuberculosis bovina. En el caso del M. Tuberculosis  la profilaxis es cumplir con las normas de vacunación en la niñez, con la aplicación de la primer dosis  de B.C.G. antes del primer mes de nacer y el refuerzo en edad escolar.

PROBLEMAS TÍPICOS EN EL CONTROL DE LA TUBERCULOSIS PULMONAR:

La Tuberculosis es quizás el mejor ejemplo de enfermedad en la que los métodos de control (pesquisa, diagnóstico, tratamiento, prevención) están teóricamente avanzados, pero que por falta de aplicación no ha sido satisfactoriamente combatida. Curiosamente, los servicios de salud, parecen ser parcialmente responsables de esta situación debido a su desconocimiento de los métodos de control y a su resistencia a normatizar las estrategias.

tuberculosis

Control de la tuberculosis

Se encuentran especialmente los siguientes problemas:

  • Falta de regularidad en el tratamiento: en parte debido a la incapacidad del servicio de salud para establecer una relación con el paciente que asegure la continuidad de los controles, una vez mejorado el cuadro clínico.
  • Retardo en el diagnóstico: por cuanto se piensa en Tuberculosis sólo frente al cuadro clínico completo, y no ante los síntomas iniciales.
  • Sobre-diagnóstico: ya por asociación automática de situaciones de extrema pobreza con alta prevalencia de la enfermedad, o por utilizar métodos diagnósticos de poca especificidad como la radiología simple.
  • Tratamiento inadecuado: parcialmente debido al desconocimiento de las normas de control.
vacuna+tuberculosisTRATAMIENTO DE LA TUBERCULOSIS PULMONAR

Existen antibióticos específicos y quimioprofilaxis preventiva con antibióticos a los contactos convivientes.

Antibióticos: Se utilizan diferentes tipos de asociación y durante el tiempo necesario,  de acuerdo a la fase en que se halla la Tuberculosis.

ISONIAZIDA (INH)
RIFAMPICINA (RMP)
ESTREPTOMICINA (ET)
PIRAZINAMIDA (PZA)
ETAMBUTOL (EMB)